Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2006

Hoy, hoy, hoy...

Hoy no sólo es el último día de vacaciones (snif) sino que también es el BlogDay 2006 y toca recomendar cinco blogs. Dura y ardua tarea, pero voy a recomendar el de Richard que se ha puesto a escribir como un poseso en Fiat Lux y encima bien. Y, para que todo quede en casa, el de la ex-fumadora Amparo, que me ha hecho sonreír tanto en días de stress. De otra periodista íntegra leo y admiro a La caminante sevillana. Y podía olvidarme, pero no lo hago, de los que me animaron siempre a escribir: el moro y el mañico.

Vacaciones

Pues una semanita un poco larga, sin ver la sacra di san michelle salvo desde la autopista, entre la lluvia y la niebla.
Desde Barcelona, fueron doce horas de viaje entre "bouchon" y "bouchon", con la amargura de una compañera de viaje que parece, en cuestión de segundos, odiar la vida y al universo entero y de dos compañeros de viaje que ya no sabían qué hacer. Llegamos a una estación de esquí, abandonada del mundo en verano, en la que acabamos durmiendo con edredón y aprendiendo a vivir con el crujido de la madera que forraba la casa.
Lo mejor fue el viaje a Turín, la canción de Busca lo más vital no más hasta enloquecer a la princesa, los paisajes, el aire frío por la ventanilla (madame no soporta el aire acondicionado) las conversaciones envuelta en una manta en la noche (sin la reina), el reparto de anuncios de la tele (siempre me tocaba el pan tostado) y la de plantitas lindas que hay por todos lados.
Lo peor la sargento amargándose ella sola hasta por los lindo…

Vacaciones

Tengo ya unas ganas locas de salir de Barcelona, he estado mirando mi único viaje de agosto programado (salvo una excursión de dominguera) y me he quedado con las ganas de releer El nombre de la rosa porque vamos a la Sacra di san Michele donde Eco imaginó que sucedía la obra. No me suelen gustar las iglesias pero me hace ilusión ver ésta.
Ha sido un mar de casualidades el que ha hecho que acabemos por allí pero me gusta que sea así. La zona está llena de historias y me irá bien cambiar de aires.
San Miguel se supone que representa al bien venciendo sobre el mal, me gustan esas historias. Me recuerdan a un trabajo que hice sobre La leyenda de los dos san Juan, de Alexis Curvers, analizando la diferencia entre las apariencias simbolizadas por san Juan Bautista y la esencia simbolizada por San Juan Evangelista y la progresión "in diminuendo" de la religiosidad durante el recorrido artístico que hacía el protagonista desde el Egipto copto a la ínclita catedral de Gante. Incluso m…