Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2006

el funeral

Al final, el dolor de todos lados se juntaba y nos absorbía a todos. A la vez, estaba esa familia a la que sólo ves en bodas y entierros, y que siempre te llaman "maña" y te dicen que estás muy guapa.
Me dio miedo cómo se van haciendo mayores mis tíos y mis "familiares". Una señora confundió a mi hermano con mi padre, y le preguntaba por mí, y le decía que si yo era su hija y mi hermano no entendía nada, y me preguntaba a mí si él era mi padre, hasta que al rato alguien le dijo que mi padre estaba en otro lado. Otra señora iba diciendo a mis primos, desolados, abatidos, cansados, destrozados, que tenían que estar contentos y que no podían tener pena por su padre, pero no les decía porqué, y al final le pregunté que porqué no iban a tener pena y se quedó callada.
Yo no reconocí a esa prima "Pilar" que venía de Zaragoza y le dije que era un nombre muy normal y me dijo que ella era la única prima "Pilar" que yo tengo, así que ya sé algo más. Le iba …

requiescat in pace

Ayer murió mi tío, sin avisar, casi por no molestar, discretamente, llevándose de nuestras vidas alguien a quien querer sin esfuerzo y en quien poder confiar. Decir que no hay palabras es un tópico, pero no las hay.
Las fotos que salen más abajo, las colgué antes de saberlo. Son de lo que ha de ser mi refugio más adelante y que hacía 18 años que estaba abandonado.
Éste es el techo desdentado. ¿No da pena?
Éste es mi arbolito de camelias rojas, tiene muchos capullos pero que no han salido en la foto. En la pared se ven restos de la hiedra que tapaba la pared, la casa, todo... Y, a nivel simbólico, lo que tapaba no lo sé ni yo.
Éste es mi único rincón florido o, al menos, en donde las margaritas dieron un empujón y están aún bonitas porque, cuando crezcan y se hagan un matorral y se llene de abejas, no me gustarán tanto como ahora. Lo de la izquierda no sé ni qué era pero en la tarjeta de visita del jardiland era muy bonito, y lo de la izda radical son clavelitos rojos y blancos. Y lo que sigue es un montón de rosales que no parecen secos pero que tampoco parecen rebosantes de vida.

La casa

Pues sí, poco a poco todo se va poniendo en su lugar, pero eso del relax todavía lo he de encontrar. La verdad es que casi todos los días que he ido he acabado aún más stressada. La semana pasada me encontré las tejas del techo por el suelo y este jueves que fui a ver a mis tíos al hospital oncológico mi tía desde la lucidez que le da estar todo el día rodeada de enfermos me dio ideas y teléfonos y ya han empezado a desbrozar el tejado y todo va avanzando poco a poco.
El jardín se parece más a la foto que a un vergel aunque espero que sea verdad eso de marzo ventoso y abril lluvioso hacen a mayo florido y hermoso y que los nardos que crecen solos se junten con lo que planté y sembré y hagan su efecto.
Creo que voy a hacer una convocatoria para plantar patatas en el huerto, tengo todo el terreno para mí, así que incluso pensé en hacer un dibujo tipo tolteca que se vea desde arriba, y rodearlo de tomateras. Nada que requiera muchos cuidados. Tengo leña y podríamos hacer una barbacoa, pero…

Camelias

Hoy he plantado buganvillas y romero, hace dos domingos planté petunias, camomilla, lavanda, pensamientos, claveles, matrimonios, margaritas, rosales y un arbolito de camelias. Y aún queda parte por plantar.
Mi vecina soltó unas lágrimas cuando le dije que puse las camelias porque su padre tenía un árbol precioso que me encantaba de niña en ese mismo lugar pero al otro lado de la verja, y que si allí creció el de su padre es que era buen lugar.
Es raro ejercer de adulta, yo debía ir con monopatín cuando ella empezaba a ir con novios, y ahora me veo organizando la casa donde antes sólo iba a jugar para que sea habitable, tirando recuerdos que se volvieron basura y confortando a alguien que será mi vecina en el fin de semana o vacaciones. Y las camelias, si crecen, nos unirán a la infancia.