22 marzo, 2006

Éste es el techo desdentado. ¿No da pena?

No hay comentarios: