Ir al contenido principal

14 mayo, 1990

Ese día murió mi abuelo. Me parezco mucho a él; cuando murió, mi abuela no dejó que yo la mirara un tiempo. Tengo su mirada, su insomnio recalcitrante, su hipoglucemia, su afición a la lectura compulsiva y su curiosidad insaciable.
En los últimos quince años lo he echado tanto de menos que llenaría todas las webs de internet con los porqués. Siempre he pensado que no he querido nunca a nadie como a él, aunque también sé que su muerte repentina tuvo mucho que ver en que me costara tanto asumirla.
Era un ser excepcional, todos los que le conocieron estarán de acuerdo, pero además era mi abuelo y le quería horrores.
Hace quince años yo tenía que ir a clase de latín por la mañana, coincidí con él en el ascensor y, como no se encontraba bien, le dije que iría yo a comprar el periódico y que subiera a descansar, me mandó a clase de latín porque ya llegaba tarde. Cuando volví a casa, el mismo médico que la víspera le había dicho que tenía gripe dijo que se estaba muriendo, tenía los pulmones inundados y las constantes perdidas. Le di un beso cuando, con asombro en su mirada, se lo llevó la ambulancia.
Estaba nerviosa, recuerdo que me encerré en el cuarto donde ahora escribo a leer Les lettres persanes y que de repente no pude leer, miré por la ventana y vi como una nube de humo en la que se perfilaba su cara. Me quedé pasmada, consulté la hora y eran las 21h30. Un rato más tarde volvieron mis padres del hospital. Mi abuelo había muerto, a las nueve y media según el parte médico. Recuerdo que llovió a cántaros.
Durante años no he sabido a quien contar mis cosas cuando llegaba a casa, todo me traía recuerdos, aún tengo mil cosas suyas. Mañana no iré al cementerio, mis padres no dirán nada por si no nos acordamos y yo me iré de cumpleaños como si hoy no fuera hoy. En mi familia, como en tantas otras, las cosas de las que no se habla no existen. En días como hoy, no tendrá nada de malo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dolor

Internet dixit:
El dolor de cabeza de origen cervical o tensional con rectificación de la columna generalmente se debe a contractura de los músculos del cuello, cara o cabeza.
La postura, un esfuerzo, una situación emocional o el estrés generalmente representan la gota que rebasa el vaso en un sistema sobrecargado por otras irritaciones.
El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.
Pues vaya ánimos y qué dolor de cabeza...

Geranio & apandadora SL

Me siento una apandadora, una apandadora afónica porque sueno ronca, pero una apandadora. Por la mañana me visto de algodón con casi lo primero que pillo limpio, aunque suelo comprar todo conjuntado entre sí para no tener que sentirme demasiado disfrazada, no me maquillo, no uso cremas, casi ni me peino (mi peluquera se merece el cielo por conseguir un corte que no necesite peine) y salgo hacia el colegio.
Me paso la semana ideando maneras de cambiar de trabajo, no paro de oir sobre la suerte de ser funcionaria, de tener un trabajo estable, de acabar a las cuatro, etc. y yo me siento una apandadora porque me paso la vida queriendo escapar de este mundo laboral y no lo consigo. Y este año estoy bien, salvo que me quedo sin voz, la otorrino me dice que me paso la vida en tensión, que el trabajo no ayuda, que fuerzo la voz, que los nervios me dan acidez y que tendría que cambiar de trabajo. El otro día me dijo, empezaste dando clases de COU de tu especialidad, podías enseñar conocimient…

Sin

Me llamo Eva y soy celiaca. Los hechos lo corroboran, desde que no tomo gluten, mis uñas no se quiebran, mi pelo no se cae, no tengo urticarias ni erupciones, no me siento incapaz de hacer cualquier cosa y mi humor ha mejorado muchísimo.
Cuesta decir adiós a los restaurantes, no comprar nada que no lleve la etiquetita de la FACE o un "sin gluten", claro que eso no implica una alimentación 100% sana, a no ser que incluyamos en ella a la nutella y a las patatas fritas, de las que intento no abusar, pero que no tienen gluten.
Aún no me acostumbro a las harinas sin gluten, salvo a la de maíz, y si me quedo sin arroz, ahora es un drama. Ya no quedo a cenar ni a comer, salvo que sea en un Viena o un Burguer Hearth, pero sentirse bien compensa con creces.
Que te lo detecten a los 42 tiene delito, tengo que dar las gracias a Patricia que, como celiaca, me insistió y me dirigió en el proceso. Cambié de alergóloga y me tocó una chica andaluza que seguía los protocolos de allí y me hiz…