Ir al contenido principal

14 mayo, 1990

Ese día murió mi abuelo. Me parezco mucho a él; cuando murió, mi abuela no dejó que yo la mirara un tiempo. Tengo su mirada, su insomnio recalcitrante, su hipoglucemia, su afición a la lectura compulsiva y su curiosidad insaciable.
En los últimos quince años lo he echado tanto de menos que llenaría todas las webs de internet con los porqués. Siempre he pensado que no he querido nunca a nadie como a él, aunque también sé que su muerte repentina tuvo mucho que ver en que me costara tanto asumirla.
Era un ser excepcional, todos los que le conocieron estarán de acuerdo, pero además era mi abuelo y le quería horrores.
Hace quince años yo tenía que ir a clase de latín por la mañana, coincidí con él en el ascensor y, como no se encontraba bien, le dije que iría yo a comprar el periódico y que subiera a descansar, me mandó a clase de latín porque ya llegaba tarde. Cuando volví a casa, el mismo médico que la víspera le había dicho que tenía gripe dijo que se estaba muriendo, tenía los pulmones inundados y las constantes perdidas. Le di un beso cuando, con asombro en su mirada, se lo llevó la ambulancia.
Estaba nerviosa, recuerdo que me encerré en el cuarto donde ahora escribo a leer Les lettres persanes y que de repente no pude leer, miré por la ventana y vi como una nube de humo en la que se perfilaba su cara. Me quedé pasmada, consulté la hora y eran las 21h30. Un rato más tarde volvieron mis padres del hospital. Mi abuelo había muerto, a las nueve y media según el parte médico. Recuerdo que llovió a cántaros.
Durante años no he sabido a quien contar mis cosas cuando llegaba a casa, todo me traía recuerdos, aún tengo mil cosas suyas. Mañana no iré al cementerio, mis padres no dirán nada por si no nos acordamos y yo me iré de cumpleaños como si hoy no fuera hoy. En mi familia, como en tantas otras, las cosas de las que no se habla no existen. En días como hoy, no tendrá nada de malo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dolor

Internet dixit:
El dolor de cabeza de origen cervical o tensional con rectificación de la columna generalmente se debe a contractura de los músculos del cuello, cara o cabeza.
La postura, un esfuerzo, una situación emocional o el estrés generalmente representan la gota que rebasa el vaso en un sistema sobrecargado por otras irritaciones.
El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.
Pues vaya ánimos y qué dolor de cabeza...

La ley de la glucosa

Hoy he llevado a Richard al aeropuerto, iba contando casi sin creérselo que su hermana, que está ingresada, se ha querido suicidar y les ha dicho que por "amor". Su novio es esquizofrénico y parte del tiempo no está en este planeta y ella lo necesita a jornada completa. Casi todos los que leéis ya lo sabéis así que no me voy a extender más.
Sólo que mientras conducía, hemos intentado formular una "ley de la glucosa", de cuándo echas de menos tanto a una persona que se puede hacer insoportable. Yo le decía que ahora estoy un poco así y que me siento rara de echar de menos a alguien que he visto quince días en mi vida y que le digo y que me responda que él hubiera estado así con menos de un día y que bueno que debe de haber una ley de la glucosa, una regla de tres que diga a mayor tiempo sin el "objeto de deseo" mayor nivel de azúcar en la sangre en un lapsus de tiempo entre 0 y x días, hasta que vuelves a tener noticias azucaradas y tu organismo se desgluco…

.es

No tengo motivos nacionalistas para esto pero me parece feo que blogger haya decidido poner un .es después del .com en la dirección de nuestros webs para poder censurarlos en algunos países.
Yo ya me censuro bastante a mí misma, así que si a alguien le interesa saber cómo quitar el .es pues que edite la plantilla y después de < head >, ponga


(El código lo he copiado de http://caballe.cat/wp/com-evitar-la-redireccio-a-bloggercomes/, desde allí podréis  hacer "recorta y pega" si os interesa).