02 abril, 2006

Granado

¡Qué felicidad, la de pasar la tarde en un vivero al aire libre y en primavera! He comprado el último granado que quedaba y que no paraba de decirme: ¡Llévame contigo!
Lo he plantado yo sola, así que ya he plantado un árbol, he escrito varios blogs, sólo me falta tener un hijo... y aunque el chico que me encontró el granado parecía muy dispuesto a ayudarme, es una lástima que no viniera con un seguro de "ayuda en la educación".

2 comentarios:

amparoland dijo...

¡Qué ganas dan de desenpolvar la licuadora! Bueno, no te llamé pero tengo disculpa: estuve a punto o de morir de fiebre o de un improbable estirón. Esta semana de vacaciones de Primavera te llamaré para quedar. Y no es una amenaza. (¿Bien el chico del árbol? En Hollywood les llaman Tarzán a este tipo de hombres.)

Eva dijo...

Bien por las vacaciones, seguramente estaré fuera lunes y martes, de huerto y de limpieza de muebles. ¡Buf!
El chico del árbol bien, ¿dónde habré metido la ingenuidad de los veinte años? A veces la echo de menos.