29 octubre, 2006

Mi casa

Casi sólo estoy en casa para dormir, este fin de semana me he negado a salir, me he decidido a no hacer nada y, vagueando por la casa, me he dado cuenta de que mi hermano ha estado escondiendo cosas por mi casa.
Siempre uso el portátil en el sofá, un rato por la noche antes de irme a dormir, pero tengo un PC en un cuarto. Hoy he ido a imprimir desde el PC y resulta que entre las patas de la mesa, hay una carpeta que se aguanta casi en el aire, no sé qué hay dentro pero seguro que hay cosas que mi madre (que nació para espía) no debería ver, en todo el cuarto hay un orden (si se le puede llamar orden) que no es el mío, en el pote de lápices sólo hay los justos, la impresora tiene la medida justa de papel, tiene todo un "toque" que no es mío. ¿Cuánto tiempo hará que está así?
En el baño me enteré antes, claro que también me dijo que iba a dejar jabón en pastillas en la pica porque se afeitaba ahí y necesitaba jabón del de verdad para la brocha, como nos decía mi abuelo de niños (y en esta ahora mi casa vivieron mis abuelos una temporada), como luego no le gustaba la jabonera de cerámica (la típica de algún viaje por Castilla) está usando un monedero de ganchillo que hice y que nunca usé.
Así que tengo un habitante fantasma de mi casa, un día me adentraré en el cuarto en que nunca entro salvo para pasar la escoba de tanto en tanto para ver si hay cambios en él. A ver si encuentro horas...

No hay comentarios: