05 octubre, 2006

Salir del mapa

Una (yo) se da cuenta de que algo no va del todo cuando se alegra de que le anulen una cita a la que siempre ha asistido con gusto, cuando la compra se limita a un carrito el sábado por la tarde, cuando se juntan meses en los que no ve a los amigos, cuando la casa está hecha un desatre, cuando las horas de sueño son pocas, cuando tu mejor amiga te dice que necesita estar sola y que, por ella, se mudaría a tu casa porque como nunca estás allí...
Otro de los síntomas de que algo no acaba de ir es eso que llaman empatía, no me cuesta sentir lo que sienten los demás cuando están a mi lado, así que ayer cuando vi a mi única confidente hecha un mar de dudas acabé agotada dudando yo también del universo durante horas, y así empezaron a salir esas cosas que siento de los demás y que me hacen "paciente y tolerante" para que me doliera la incoherencia de tener que jugar a que no veo lo que veo y a que no ven lo que ven; esta impostura de lo evidente que hace un tiempo que es el pan de cada día me está sobrepasando y hace que me plantee el salir de muchos mapas.

1 comentario:

amparoland dijo...

65497 y cuatro números más. Ya lo sabes. Un abrazo de porexpan, que aísla sin apartar.