03 diciembre, 2006

Tiempo

El tiempo últimamente parece que pase lento y que se enganche a la vida como un chicle, lo que no quita que aún no haya leído Las intermitencias de la muerte que me regalaron para mi último cumpleaños, así que espero acabarlo antes del 16/12 que es el próximo.

Lo que estoy leyendo me recuerda mucho a unos versos de Louis Aragon que hablando de Antonio Machado dicen:

Machado dort à Collioure
Trois pas suffirent hors d'Espagne
Que le ciel pour lui se fît lourd
Il s'assit dans cette campagne
Et ferma les yeux pour toujours.
 
Debe de ser el tópico literario de la saudade, tan propio de la literatura portuguesa, llevado a la exageración. Pero me hace pensar que si, cuando uno no está donde quiere estar, no pasa lo que dice Aragon: que el tiempo se hace muy pesado y que para morir sólo sería necesario sentarse en el campo y esperar. Simbólicamente hablando, claro.

No hay comentarios: