Ir al contenido principal

Gómez de Sá

Yo no sé quién era ese señor, pero siempre irá asociado a cuando vivía en Vic y cocinaba porque día sí día también siempre tenía a alguien en casa (el primer año que vivía sola sola) y, con un libro de recetas que me fotocopió una librera en Porto porque decía que los libros que vendía no tenían recetas tan buenas como un libro que tenía ella y que ya no se editaba, pues cociné este bacalao.
Ahora he reencontrado en la tasca da Elvira la receta del "bacalhau à Gómez de Sá" y la traduzco. Sólo lo hice una vez pero creo que si mis dos eternos invitados de entonces me leyeran y recordaran estarían de acuerdo que estaba mucho mejor que las lentejas con verduritas que normalmente cocinaba para ellos.

Ingredientes para 4 personas

- 4 lonchas medianas de bacalao desalado
- 700 g de patatas
- 2 cebollas grandes
- 2 dientes de ajo
- 2 dl de aceite de oliva
- 2 huevo
- 1 poco de vinagre
- 1 hoja de laurel
- 1 puñadito de olivas negras
- 1 ramito de perejil
- sal & pimienta


Preparación

Precalentar el horno a 180ºC.

Hervir agua y añadir el bacalao para que se cuezca durante ocho minutos. Escurrir y dejar enfriar hasta que esté tibio. Quitar con cuidado piel y espinas. Desmigar el bacalao en trocitos grandes. Reservar.

Lavar las patatas y cortarlas por la mitad. Ponerlas con la piel en agua templada con poca sal y hervirlas durante 25 minutos. Escurrirlas y dejarlas enfriar hasta que estén tibias. Pelar y cortar
en rodajas. Reservar.

Colocar los huevos en un recipiente con agua fría. Añadir vinagre y hervirlo. Déjelos cocer durante diez minutos y retírelos. Escúrralos y colóquelos en un recipiente con agua fría. Deje enfriar por completo y retire la cáscara. Corte en rodajas y resérvelos.

Pele las cebollas y los ajos. Corte las cebollas en forma de media luna y pique los dientes de ajo. Rehogue las medias lunas de cebolla en aceite caliente hasta que estén transparentes. Añada el ajo picado y la hoja de laurel. Condimente con un poco de pimienta y rehogue un poco más, mezclando de tanto en tanto. Reservar.

Colocar las patatas una sobre otra en la base de una bandeja. Cubrir con el bacalao. Rociar con el preparado de aceite, cebolla y ajo, tras quitar la hoja de laurel. Esparza las rodajas de huevo por encima.

Gratine en el horno hasta que la superficie quede suavemente dorada. Retire la fuente del horno. Decore con las aceitunas y espolvoree con perejil picado. Servir rápidamente.

Creo que yo lo hice en una cazuela de barro en vez de una fuente de horno y no herví los huevos en vinagre ni temperé el aceite pero estaba buenísimo, el único pero, y por poner uno, es que hay más patata que bacalao.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dolor

Internet dixit:
El dolor de cabeza de origen cervical o tensional con rectificación de la columna generalmente se debe a contractura de los músculos del cuello, cara o cabeza.
La postura, un esfuerzo, una situación emocional o el estrés generalmente representan la gota que rebasa el vaso en un sistema sobrecargado por otras irritaciones.
El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.
Pues vaya ánimos y qué dolor de cabeza...

Geranio & apandadora SL

Me siento una apandadora, una apandadora afónica porque sueno ronca, pero una apandadora. Por la mañana me visto de algodón con casi lo primero que pillo limpio, aunque suelo comprar todo conjuntado entre sí para no tener que sentirme demasiado disfrazada, no me maquillo, no uso cremas, casi ni me peino (mi peluquera se merece el cielo por conseguir un corte que no necesite peine) y salgo hacia el colegio.
Me paso la semana ideando maneras de cambiar de trabajo, no paro de oir sobre la suerte de ser funcionaria, de tener un trabajo estable, de acabar a las cuatro, etc. y yo me siento una apandadora porque me paso la vida queriendo escapar de este mundo laboral y no lo consigo. Y este año estoy bien, salvo que me quedo sin voz, la otorrino me dice que me paso la vida en tensión, que el trabajo no ayuda, que fuerzo la voz, que los nervios me dan acidez y que tendría que cambiar de trabajo. El otro día me dijo, empezaste dando clases de COU de tu especialidad, podías enseñar conocimient…

Sin

Me llamo Eva y soy celiaca. Los hechos lo corroboran, desde que no tomo gluten, mis uñas no se quiebran, mi pelo no se cae, no tengo urticarias ni erupciones, no me siento incapaz de hacer cualquier cosa y mi humor ha mejorado muchísimo.
Cuesta decir adiós a los restaurantes, no comprar nada que no lleve la etiquetita de la FACE o un "sin gluten", claro que eso no implica una alimentación 100% sana, a no ser que incluyamos en ella a la nutella y a las patatas fritas, de las que intento no abusar, pero que no tienen gluten.
Aún no me acostumbro a las harinas sin gluten, salvo a la de maíz, y si me quedo sin arroz, ahora es un drama. Ya no quedo a cenar ni a comer, salvo que sea en un Viena o un Burguer Hearth, pero sentirse bien compensa con creces.
Que te lo detecten a los 42 tiene delito, tengo que dar las gracias a Patricia que, como celiaca, me insistió y me dirigió en el proceso. Cambié de alergóloga y me tocó una chica andaluza que seguía los protocolos de allí y me hiz…