09 abril, 2007

lunes de pascua

Una de las cosas que me gusta menos de estar con gripe o derivados es pasar a casa de mis padres y que cada tos sea pulmonía, neumonía, etc. Pero hoy he pasado, y lo primero que he oído al entrar ha sido un "arrastro" bien fuerte de una voz desconocida. Y es que mi hermano, que está aplicando las TIC a la supervivencia familiar, ha instalado el guiñote en el ordenador. Así que mi padre ni se ha enterado de mis tosidos de minera.
He avanzado hacia el comedor y he visto una luz pequeña en la oscuridad y allí estaba mi madre detrás de la nintendo lite que mi hermano me pidió que le regalara yo, ahora entiendo porqué. Ha cruzado cuatro frases conmigo sin separar la vista de la nintendita y, contenta de no escuchar que debería vivir en una burbuja anidada en su comedor.
Le he encendido la luz y he vuelto a mi casa, sigilosa, y sin oir ningún pronóstico médico aciago, a escribir este post que no responde al meme que me ha mandado Amparo pero que igual cuenta qué me empujó a compartir esto.

No hay comentarios: