23 mayo, 2007

Logopeda

El médico de la SS, antes de retirarme la baja, me derivó a un logopeda. Yo pensaba que eso era como un despacho de médico donde te hacían decir aaaaa eeeee y te miraban qué hacías. Fui hace unos días y me dijo que tenía disfonía y que escogiera entre terapeuta guapo o terapeuta guapa, le dije que me daba igual y me dijo que con el guapo.
Hoy empecé, llegué a las 14h y entré directamente, como me dijo que hiciera; me encontré con gente tumbada en el suelo en una especie de gimnasio. Por señas, una chica me dio una colchoneta y me dijo que me estirara en el suelo y respirara hinchando el estómago ¡¡¡15 minutos!!!, lo hice, aguantando el miedo de dormirme allí mismo.
Al rato vino el terapeuta guapo y en el más puro estilo Fama se puso a dirigirnos mientras estirábamos el brazo, moviámos el cuello y hacíamos ejercicios de relajación. Yo pensaba que serían las chicas jovencitas las que estarían en plan jajaja jijiji pero no... eran las dos yayas que había, que no hacían más que bromear con él.
Luego me tocó "entrevista" con el terapeuta guapo, básicamente me dijo que estoy muy tensa (eso ya lo sé yo y me lo dice el de la autoescuela, cuando voy) y que la postura eterna de "me aburro" no ayuda pero que lo que iban a tratar más era que aprenda a vocalizar, porque otras cosas que hacen ellos ya las hago bien.
Así que ahora, martes y jueves tengo un rato de logopeda antes de ir a trabajar, por lo menos hasta que me aburra. Cuando se van cosas de mi agenda, como ir a la EOI, vienen otras... Pero, al menos, en menos de 39 días, habré acabado ya mi temporada en Premià. A ver dónde tiene a bien la Gene mandarme el curso que viene...

No hay comentarios: