20 julio, 2008

GPS

Hace unos días, en esos momentos de compra compulsiva, me hice con un tomtom con todos los mapas y radares de Europa, hasta ayer no silbó a cada radar, por cierto, cuando se separa Aragó de la Diagonal en la Meridiana, en Barcelona, hay montones.
La verdad es que tiene sus fallos, de repente, me mandó a otra ciudad y a otras calles, suerte que no andaba por alguna carretera perdida de Finlandia en un día de esos que son todo de noche.
Así que ahora ya oigo el aviso de los radares 30 segundos antes, aunque ya me había acostumbrado a no correr, y descubro rincones nuevos de Barcelona, como una calle Marruecos que no conocía y que ahorra algún atasquillo.
Me ha ayudado a reincorporarme a la vida real y es un juguetito más... Me cambiaré el nombre a Mss. Gadget.

No hay comentarios: