05 noviembre, 2008

Ansiedad

Una, yo, pasa por el quirófano para quitarse esos pólipos que le sobran y tener un útero más sedoso y liso y, tras la intervención, tiene una ansiedad y unos altibajos que ni las montañas rusas de las pelis de miedo.
Todo va bien y, suerte de eso, porque si no, estaría todo el día llorando y debajo del edredón; sin dormir, eso sí, que para eso estoy ansiosa perdida. ¿Se va a acabar el mundo? Porque creo que así por lo menos iba a tener un poco de explicación todo lo que siento ahora.
¿A qué huelen las hormonas? ¿De qué color son? ¿Por qué estoy ahora en mi hora semanal de bibliotecaria escolar escuchando a Nat King Cole?

3 comentarios:

Amparo dijo...

El Mundo nunca se acaba. Acabamos nosotros, pero eso es otro cantar.
A ver si te llamo y nos ponemos al día, que llevo un siglo de espanto.

foscardo dijo...

¡Toma y yo!

B-Lego dijo...

Hija, es que no me extraña, si te pones de banda sonora al viejo Nat cuando estás depre. ¿Qué tal un poquillo de sol andaluz?

Por cierto ¿Nosotros no habíamos quedado en quedar un día?

¿O eso sólo valía para Agosto?