22 agosto, 2010

De refilón

Tengo a veces la sensación de que la vida pasa por mí de refilón, que nos cotejamos como dos serpientes y que nos mantenemos casi siempre a una distancia prudencial. Veo a otra gente que se deja llevar y no les envidio porque yo hago lo que quiero hacer, aunque eso sea no hacer nada.
Hoy me he despertado soñando, agitada, en un sueño vívido pero intrascendente y me ha costado salir, mi cuerpo iba por un lado y mi cabeza por otro, al final me he encontrado en la wikipedia y he pensado que la vida pasa diferente por la persona que redactó sobre los miedos que puede haber de despertarse así, mientras aún ando soñando que volvía a la facultad y que los jardines eran realmente bellos, que enumeraba el lugar para llevar a G cuando venga a verme y que entraba en la biblioteca para buscar a una amiga e ir al lavabo, lo que pasara primero... la encontraba, con cara de niña, sentada con estudiante con granos, me miraban como la joven que fui y yo me sentía la señora que soy ahora cuando desperté soñando y pensando que las bibliotecas no cambian. Ya no sueño. Todo cambia y aparece inmutable en el recuerdo.
Da igual que no se entienda nada. Hoy me da igual.

No hay comentarios: