Ir al contenido principal

Todos tenemos un pasado

y yo tengo muchos, no sólo porque voy cumpliendo años sino porque no me reconozco en muchas de las Eva que fui.
De niña, recuerdo la presión de tener que comportarme como los otros niños para que me dejaran en paz. No sé si el resto de niñas lo hacían, pero yo hacía los test de la psicóloga y, cuando los había acabado, cambiaba varias preguntas para que no estuviera demasiado bien, para que se adecuara a lo que se esperaba de mi edad. Si me preguntaba la profe en clase, fingía no haber estudiado la lección, no saber las respuestas y lo mismo en los exámenes.
De adolescente me encontré que no había estudiado en mi vida, no sabía memorizar de manera consciente, ni nada. Me saqué el bachillerato de ciencias sacando sólo buenas notas en matemáticas. Nada me interesaba. Y de allí me metí en caminos, allá todo me interesaba pero no tenía base. Cuando me explicaban algo desde cero pues lo seguía sin problemas pero cuando se daba por sabido lo que no sabía me perdía. Como yo, un 80% de la clase, pero no tenía intención de quedarme repitiendo cuatro años por curso como era media en la carrera. Me fui a filología, con mi bachillerato de ciencias, pero allá no se notó. Tenía cosas por memorizar y pensar no estaba bien visto, fue un descanso. De hecho hice dos y me puse a ejercer de profe, provisionalmente.
Vamos que me he tirado doce años, saqué magisterio y me hice funcionaria y llevo unos once pensando en cambiar de trabajo. En ello estoy, mientras acabo un doctorado en plataformas virtuales.
En estos años he sido insegura, segura, pasota, he estado hecha un lío, con las ideas claras y he ido tendiendo hacia un equilibrio, aunque sé que todo se mueve sobre una cuerda floja. Me paso la vida reinventándome. Tengo poco de la que era hace diez años, menos de la que era hace quince, y más de lo que era hace 30, buscando siempre una Eva a la que no molesten.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dolor

Internet dixit:
El dolor de cabeza de origen cervical o tensional con rectificación de la columna generalmente se debe a contractura de los músculos del cuello, cara o cabeza.
La postura, un esfuerzo, una situación emocional o el estrés generalmente representan la gota que rebasa el vaso en un sistema sobrecargado por otras irritaciones.
El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.
Pues vaya ánimos y qué dolor de cabeza...

Geranio & apandadora SL

Me siento una apandadora, una apandadora afónica porque sueno ronca, pero una apandadora. Por la mañana me visto de algodón con casi lo primero que pillo limpio, aunque suelo comprar todo conjuntado entre sí para no tener que sentirme demasiado disfrazada, no me maquillo, no uso cremas, casi ni me peino (mi peluquera se merece el cielo por conseguir un corte que no necesite peine) y salgo hacia el colegio.
Me paso la semana ideando maneras de cambiar de trabajo, no paro de oir sobre la suerte de ser funcionaria, de tener un trabajo estable, de acabar a las cuatro, etc. y yo me siento una apandadora porque me paso la vida queriendo escapar de este mundo laboral y no lo consigo. Y este año estoy bien, salvo que me quedo sin voz, la otorrino me dice que me paso la vida en tensión, que el trabajo no ayuda, que fuerzo la voz, que los nervios me dan acidez y que tendría que cambiar de trabajo. El otro día me dijo, empezaste dando clases de COU de tu especialidad, podías enseñar conocimient…

Sin

Me llamo Eva y soy celiaca. Los hechos lo corroboran, desde que no tomo gluten, mis uñas no se quiebran, mi pelo no se cae, no tengo urticarias ni erupciones, no me siento incapaz de hacer cualquier cosa y mi humor ha mejorado muchísimo.
Cuesta decir adiós a los restaurantes, no comprar nada que no lleve la etiquetita de la FACE o un "sin gluten", claro que eso no implica una alimentación 100% sana, a no ser que incluyamos en ella a la nutella y a las patatas fritas, de las que intento no abusar, pero que no tienen gluten.
Aún no me acostumbro a las harinas sin gluten, salvo a la de maíz, y si me quedo sin arroz, ahora es un drama. Ya no quedo a cenar ni a comer, salvo que sea en un Viena o un Burguer Hearth, pero sentirse bien compensa con creces.
Que te lo detecten a los 42 tiene delito, tengo que dar las gracias a Patricia que, como celiaca, me insistió y me dirigió en el proceso. Cambié de alergóloga y me tocó una chica andaluza que seguía los protocolos de allí y me hiz…