Ir al contenido principal

Ansiedad

Ansiedad... pero no por motivos personales ni siquiera laborales, sino por una endoscopia que me hacen mañana. Me sedarán pero he de ir acompañada, cosa que iba a saltarme, pero ya me dijeron que si no iba acompañada no me la harían, así que tuve que pedírselo a mis padres.
Mientras tanto este jueves se cayeron por unas escaleras automáticas y mi madre se golpeó en la cabeza y tras pasar bastantes horas en urgencias pues mañana mi madre tiene también traumatólogo en el mismo centro.
Así que no sólo tengo un plus de ansiedad por tener que ir acompañada sino que tengo otro por el papeleo que me tocará mañana por ir al trauma con mi madre, puesto que es la primera vez que va y hay que informatizar sus datos. Así que trauma, endoscopia, esperar a que se pase la anestesia, de vuelta a casa, un ratito allí y luego pues a trabajar. Tengo las tardes contadas así que no puedo faltar...
Por ahora todas las pruebas indican que estoy sana como una manzana (sana) y que mis órganos internos no tienen grasa adherida, tienen tamaño normal y funcionan normalmente. Estuve por poner una queja a uno de los médicos que además de valorarme internamente se emocionó y, ante la cara de asombro de la enfermera, siguió evaluando que tenía cintura, que tenía formas, que mi pelo era bonito, que mi piel era suave, que era guapa... hasta que le paré preguntándome si podía ponerme mi camiseta o iba a seguir cruzando esa línea que nunca debió cruzar tras valorar que mi hígado era "bonito" y que no tenía piedras por ningún lado. Pero ¿para qué? Igual sólo retrasaba el resto de mis pruebas.
Estoy dejando correcciones para estos cinco días de puente, puesto que el 22 me despediré por unos meses y he de dejar todo lo más cerrado posible. Lo que no quite que tenga ansiedad y que antes de tomarme una pastilla me ponga a escribir como antaño.
En la nueva escuela estoy tan bien que quiero dejar todo lo más atado posible para el segundo trimestre. De momento todo es casi idílico y no quiero hacer nada que rompa eso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dolor

Internet dixit:
El dolor de cabeza de origen cervical o tensional con rectificación de la columna generalmente se debe a contractura de los músculos del cuello, cara o cabeza.
La postura, un esfuerzo, una situación emocional o el estrés generalmente representan la gota que rebasa el vaso en un sistema sobrecargado por otras irritaciones.
El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.
Pues vaya ánimos y qué dolor de cabeza...

La ley de la glucosa

Hoy he llevado a Richard al aeropuerto, iba contando casi sin creérselo que su hermana, que está ingresada, se ha querido suicidar y les ha dicho que por "amor". Su novio es esquizofrénico y parte del tiempo no está en este planeta y ella lo necesita a jornada completa. Casi todos los que leéis ya lo sabéis así que no me voy a extender más.
Sólo que mientras conducía, hemos intentado formular una "ley de la glucosa", de cuándo echas de menos tanto a una persona que se puede hacer insoportable. Yo le decía que ahora estoy un poco así y que me siento rara de echar de menos a alguien que he visto quince días en mi vida y que le digo y que me responda que él hubiera estado así con menos de un día y que bueno que debe de haber una ley de la glucosa, una regla de tres que diga a mayor tiempo sin el "objeto de deseo" mayor nivel de azúcar en la sangre en un lapsus de tiempo entre 0 y x días, hasta que vuelves a tener noticias azucaradas y tu organismo se desgluco…

Sin

Me llamo Eva y soy celiaca. Los hechos lo corroboran, desde que no tomo gluten, mis uñas no se quiebran, mi pelo no se cae, no tengo urticarias ni erupciones, no me siento incapaz de hacer cualquier cosa y mi humor ha mejorado muchísimo.
Cuesta decir adiós a los restaurantes, no comprar nada que no lleve la etiquetita de la FACE o un "sin gluten", claro que eso no implica una alimentación 100% sana, a no ser que incluyamos en ella a la nutella y a las patatas fritas, de las que intento no abusar, pero que no tienen gluten.
Aún no me acostumbro a las harinas sin gluten, salvo a la de maíz, y si me quedo sin arroz, ahora es un drama. Ya no quedo a cenar ni a comer, salvo que sea en un Viena o un Burguer Hearth, pero sentirse bien compensa con creces.
Que te lo detecten a los 42 tiene delito, tengo que dar las gracias a Patricia que, como celiaca, me insistió y me dirigió en el proceso. Cambié de alergóloga y me tocó una chica andaluza que seguía los protocolos de allí y me hiz…