Ir al contenido principal

profes

Hoy pensaba en qué profes me habían marcado, en primer lugar pues mi abuelo y mi madre, claro, y luego en EGB pues recuerdo a la profe de mates, la señorita Vergeli, porque todas eran señoritas y, aunque era una escuela pública, los niños estaban en un piso y las niñas en otro. A ella, la llamábamos también "el resplandor", daba matemáticas pero a veces nos salía con reflexiones del tipo que nunca ha habido nadie inmortal pero que eso no significaba que nosotros no pudiéramos serlo, que nada era imposible. También nos decía que a lo largo de la vida casi todos tendríamos cáncer pero que nuestro organismo lo iba a combatir la mayoría de las veces y no iba a ser nada grave.
En el instituto recuerdo a la profesora de francés, Sofía Ventosa, que ya en los ochenta estaba para jubilarse, y que decía que su abuela fue una mujer de lo más independiente y que no nos creyéramos que la mujer no había hecho siempre lo que le había dado la gana, que la libertad había que buscarla y que no estaba donde nos dijeran que estaba, que uno se podía sentir libre fregando platos, que buscáramos cada uno la nuestra. Recuerdo también a R. Valmaña que me decía siempre eso de te apruebo para no verte y que dejaba que hiciera yo los exámenes de geografía de toda la última fila y nos ponía a todos un seis, aunque ponía examen a, b y c. Y a un profesor de religión que nos hacía no creer en nada establecido y que se llamaba Jesús Pérez Paz. Allí empecé a tener profesores que no me gustaban, como uno de filosofía que se llamaba Vayà y que repetía mamotretos como un loro y se dormía en clase o Vives que explicaba muy rápido y, si no la escuchabas en clase, te bajaba la nota aunque hicieras un examen perfecto.
En la universidad me pasé muchos años, con quien más aprendí fue con Jean Lieffrig, un lector belga que me despertaba la curiosidad por todo a base de hacer trabajos y que nos llevaba como la seda, también con uno de lógica que venía bebido y cuyo nombre no recuerdo, con Sánchez Cascado vi el plus de calidad que tiene un profesor cuando explica algo que le gusta y el valor de la libertad de pensamiento, palabra y obra. Con Basilio Losada me reí mucho, no revisaría los apuntes porque seguro que parte de la teoría se la inventó como hice yo con los trabajos que le presenté y que me valían siempre la nota máxima y críticas por parte de mis compañeros. Su hija era lo más pautado que he visto en mi vida, sólo una mente clara y lúcida puede explicar así las cosas y, cuando hacíamos algo mal decía "esto sería más feo que matar al padre" y todos nos callábamos pensando en su venerable progenitor. También hubo profes nocivos para mí, como Alain Verjat o Marie-France Borot; para hacer sus trabajos íbamos a emborracharnos y así delirábamos lo suficiente como para adivinar qué querían hacer (eso fue lo mejor, claro). Muchas veces nos reíamos de ellos pero como no éramos nada les daba igual y así siempre, se equivocaban con los datos de sus pobres incisos científicos, no se preparaban las clases, cuando pienso en profes a los que no imitar siempre pienso en ellos. Aprobaban fácil y ya.
Yo soy profesora de las que intenta más que enseñar, despertar la curiosidad, mostrar lo vasto de lo que no sabemos y lo que nos queda a todos por enseñar. Necesito la lucidez de Elena Losada, las inyecciones de falsa esperanza de la señorita Vergeli, la tolerancia de Ramon Valmaña, y la capacidad de inyectar curiosidad de Jean Lieffrig y Guilhem Naro (que nos volvía locos con su manera de ver las cosas y que me enseñó a perder el miedo a equivocarme).
De todos modos, aún los recuerdo en tardes de querer cambiar de trabajo como las de hoy.

Comentarios

Amparo ha dicho que…
Has tenido suerte. De todos mis profes tengo más malos recuerdos que buenos. Igual algún día hago recuento...
jean ha dicho que…
Hola, soy Jean Lieffrig tu "lector belga" que parece haberte dejado un buen recuerdo... me ha alagado descubrir gracias a un amiga de Sevilla lo que escribiste de mi y de mi pasion literaria. Quisiera estar en contacto contigo me puedes contactar via mi sitio web de mi editorial otra pasion mia
www.autrementdit.net
espero que leas este comentario y sobre todo que me contestes lo mas rapido posible...
hasta pronto
Jean
jean ha dicho que…
Hola Eva, de nuevo vuelvo aqui porque no encuentro tu mail y quisiera proponerte algo entre el frances y el Castellano
escribeme rapido por fa via
www.autrementdit.net
abrazos
juan
Anónimo ha dicho que…
¿No sabías que Verjat, cuando me daba el curso de doctorado, leía directamente de un libro que disimulaba debajo de la mesa? Jajajaja, no se me olvidará nunca el libro se llamaba Diosas, menudo sinvergüenza y creo que le han hecho emérito jajajajajaja así va la uni y el país y todo...

Entradas populares de este blog

Dolor

Internet dixit:
El dolor de cabeza de origen cervical o tensional con rectificación de la columna generalmente se debe a contractura de los músculos del cuello, cara o cabeza.
La postura, un esfuerzo, una situación emocional o el estrés generalmente representan la gota que rebasa el vaso en un sistema sobrecargado por otras irritaciones.
El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.
Pues vaya ánimos y qué dolor de cabeza...

Geranio & apandadora SL

Me siento una apandadora, una apandadora afónica porque sueno ronca, pero una apandadora. Por la mañana me visto de algodón con casi lo primero que pillo limpio, aunque suelo comprar todo conjuntado entre sí para no tener que sentirme demasiado disfrazada, no me maquillo, no uso cremas, casi ni me peino (mi peluquera se merece el cielo por conseguir un corte que no necesite peine) y salgo hacia el colegio.
Me paso la semana ideando maneras de cambiar de trabajo, no paro de oir sobre la suerte de ser funcionaria, de tener un trabajo estable, de acabar a las cuatro, etc. y yo me siento una apandadora porque me paso la vida queriendo escapar de este mundo laboral y no lo consigo. Y este año estoy bien, salvo que me quedo sin voz, la otorrino me dice que me paso la vida en tensión, que el trabajo no ayuda, que fuerzo la voz, que los nervios me dan acidez y que tendría que cambiar de trabajo. El otro día me dijo, empezaste dando clases de COU de tu especialidad, podías enseñar conocimient…

Sin

Me llamo Eva y soy celiaca. Los hechos lo corroboran, desde que no tomo gluten, mis uñas no se quiebran, mi pelo no se cae, no tengo urticarias ni erupciones, no me siento incapaz de hacer cualquier cosa y mi humor ha mejorado muchísimo.
Cuesta decir adiós a los restaurantes, no comprar nada que no lleve la etiquetita de la FACE o un "sin gluten", claro que eso no implica una alimentación 100% sana, a no ser que incluyamos en ella a la nutella y a las patatas fritas, de las que intento no abusar, pero que no tienen gluten.
Aún no me acostumbro a las harinas sin gluten, salvo a la de maíz, y si me quedo sin arroz, ahora es un drama. Ya no quedo a cenar ni a comer, salvo que sea en un Viena o un Burguer Hearth, pero sentirse bien compensa con creces.
Que te lo detecten a los 42 tiene delito, tengo que dar las gracias a Patricia que, como celiaca, me insistió y me dirigió en el proceso. Cambié de alergóloga y me tocó una chica andaluza que seguía los protocolos de allí y me hiz…