18 enero, 2009

Cuando era niña, me repetía a mí misma, "Eva, cuando seas mayor, no tratarás a los niños como si fueran tontos", y me lo iba repitiendo varias veces porque sabía que los propósitos de los niños se olvidan con la edad.
Recuerdo el aburrimiento de escuchar a la señora que tras tocarte el pelo, hacerte preguntas con voz fingida, se dirigía a tu madre para hacerle preguntas sobre ti como si tú no las pudieras responder, o entender.
Con el tiempo, me he dado cuenta de que hay gente que siempre trata a los demás como si fueran tontos, sean niños o no.
Supongamos que de algo haya cien, y que yo vea 40, pero a mi lado haya alguien que vea 20 y lo diga, orgullos@; si abres la boca y dices pues yo veo 40 y probablemente haya más, ya te han sentenciado. Ya eres una mentirosa que ve lo que no hay y que anda buscando discusión. Y, con el tiempo, cuando la otra persona vaya viendo que había más de veinte, con suerte se te acercará y te dirá "Oye, que te dije que había 20 y no, que hay 25", como si te hubiera convencido de algo con su "te lo inventas".
Creo que es el mismo tipo de personas que trata también a los niños como tontos. Y estoy harta de trabajar con ell@s.

3 comentarios:

Amparo dijo...

No he entendido nada, pero te apoyo sin condiciones.
Repite conmigo: "voy a pedir una excedencia en cuanto pueda hacerlo".

berberech0 dijo...

Eva, también puedes hacer como Galileo, y decir "La tierra no gira alrededor del Sol" hasta que toda la sociedad esté contenta contigo. Como la verdad no le preocupa a nadie si no sale en el telediario, vivirás más tranquila.

PS: Lo de la excedencia es una buena idea. Mientras llega repite conmigo. Somos el centro del universo, como un mantra

roser_pen dijo...

Uf! menos mal que no soy la única que no lo ha entendido. Mira, me siento más acompañada.
Y sí, tienen razón los de arriba... Necesitas una pausa!
Besos