25 marzo, 2005

Mis amigos los cactus

Cuando me pongo a escribir frente al ordenador y no se qué poner, pierdo la mirada en la pared y aparecen mis cactus. Antes había tres, pero uno murió. Sé que es difícil que muera un cactus pero éste un día se licuó y despareció.
De ellos sólo hay uno que crece, su tronco se alarga como si fuera un junco de plastilina y sus espinas no son aún secas y punzantes sino verdes y tiernas. Le llamaré Tina, de plastilina.
Mi otro cactus es como una mandarina, verde y dura, con gajos a medio formar en su corteza. Es el típico cactus que siempre aparece con una flor pero donde debería de estar sólo hay un ligero cambio de color, donde el verde es más pálido. Le llamaré Manri.
Viven en una maceta para bonsais, verde oscuro, rectangular, con los cantos hacia dentro. Y encima de la tierra tienen cristales transparentes y alguno de color.
Esta maceta está encima de la mesa donde tengo el ordenador, a la izquierda del monitor, en una esquina. Son mi primera mirada, cuando no se a donde mirar.

2 comentarios:

José Luis dijo...

A MI SE ME HAN MUERTO MUCHOS CACTUS A LO LARGO DE LA VIDA. ALGUNOS HAN LEGADO A VIVIR MÀS DE VEINTE AÑOS, OTROS POCOS MESES. CADA VEZ ME HA DOLIDO, PERO HE INSISTIDO COMPRANDO, PORQUE PARA MI EL CATUS SIGNIFICA RESISTENCIA, VIVIR CON POCOS ELEMENTOS Y SER CAPAZ DE COMPARTIR ESPACIOS CON OTRAS PLANTAS (MUCHAS VECES MAL LLAMADAS "CACTUS").
DENTRO DE UN CACTUS HAY UNA RIQUEZA ESCONDIDA, LA VIDA, QUE PUEDE MANIFESTARSE EN EL MOMENTO MENOS ESPERADO DE MUCHAS FORMAS. UNA, LA MÁS HABITUAL, ES PRODUCIR UNA FLOR QUE LE LLEVA A LA MUERTE. PERO QUÉ FLORES TAN HERMOSAS SON LAS DE LOS CACTUS, AUNQUE ALGUNAS NO LLEGUEN A VIVIR NI VEINTICUATRO HORAS.
¡A MÍ TAMBIÉN ME GUSTAN LOS CACTUS!

JOSÉ LUIS

Eva dijo...

Manri murió. Creo que fue por un experimento mío que consistió en ver qué pasaba si les ponía dos pilas de botón gastadas encima. En una semana se licuó, por si a alguien se le ocurre probar...
Pero como Tina seguía creciendo, la escindí. Ahora tengo a Tina y a dos de sus apéndices.
Sin pilas.